Datos de interés al adquirir una caja fuerte

Dentro de los últimos Balances de Criminalidad realizados por el Ministerio del Interior, se han contabilizado más de 92.055 robos con fuerza dentro del hogar, esto con un margen mayor de 3% en capitales grandes con núcleos de población enormes como Madrid o Barcelona.

Aunque estas estadísticas se reflejan sobre los hogares, los locales comerciales no escapan a esta realidad anualmente. Un estudio arrojado por la Asociación de Tiendas de Conveniencia (Aetcon), los robos a estos establecimientos aumentaron en un 102% recientemente. Estas cifras han causado que muchos propietarios replanteen que sistema de seguridad usar en sus viviendas o locales, adquiriendo cajas fuertes de mayor sofisticación. Cuando debamos elegir un sistema de seguridad, los expertos de Anuda Seguros nos alientan a preguntarnos lo siguiente: ¿Qué caja fuerte he de comprar y donde debo instalarla?

Al momento de guardar algún objeto en una caja de seguridad, se sobreentiende que deseamos resguardarlo de cualquier siniestro posible, no solo producto de hurtos o robos. Es por esto que muchas cajas fuertes vienen acondicionadas de forma hermética, o ignífuga, es decir, con protección ante accidentes del entorno por parte del agua o fuego.

Muchas cajas fuertes tienen distintas características como espacio de fondo o diversidad de tamaños. Las dimensiones siempre dependerán de si su uso será doméstico, empresarial o industrial, y también de si la misma requerirá distintos soportes o contenedores; algunas se ubicaran con varillas corrugadas verticales dentro de la pared, y otras podrán ser empotradas en tabiques, así como utilizar la mismísima estructura del edificio para ocultarla de la vista y obtener más seguridad.

En cuanto al sistema de apertura, los cerrojos pueden accionarse mediante llaves tradicionales o a través de claves electrónicas. Ambos métodos cuentan con alto nivel de seguridad, pero hay que tener precaución. En el caso de las llaves, hay que tener mucho cuidado con ellas pues no son sensibles a reproducción o replicas, es decir, las que nos entreguen serán las únicas copias existentes.

Las cerraduras pueden ser de rueda o electrónicas dependiendo del grado de seguridad de la misma, y en función de la capacidad, el cerrojo puede ser más o menos complejo en aras de guardar el contenido bajo mayor protección.

Clases de cajas fuertes existentes

En primer lugar tenemos las cajas fuertes para empotrar en una pared, mayormente dentro de algún armario para evitar que sean vistas. Los expertos de Anuda Seguros dicen que “para instalar una caja fuerte de este tipo necesitas realizar obras en tu hogar para dejar el espacio necesario”; estas cajas dependiendo del modelo, cuentan con llave, cerrojo electrónico o de rueda, cada uno con su respectiva combinación.

Desde una empresa de fabricacion de cajas fuertes comentan que “el camuflaje es esencial para o conseguir no al ladrón”. Las cajas fuertes para empotrar son especialmente útiles para esconder su frente tras un espejo, armario, cuadro, sofá o cualquier otro elemento de la habitación. Estas cajas fuertes tienen un precio alrededor de los 300 euros.

En segundo lugar hablaremos de las cajas independientes. Estas no requieren de instalación, pero si necesitan un hueco previo para situarlas. Suelen destacar por su función ignífuga, soportando hasta 30 minutos en llamas.

Ante los distintos siniestros y robos a las cajas fuertes el mercado va innovando. La empresa Fichet-Bauche dedicada a sistemas de seguridad electrónicos, han creado un sistema de cajas que posee gran resistencia, gracias no solo a la pared de doble espesor que se construye con chapa de acero de 48 milímetros, sino también a su puerta reforzada de 87 milímetros.

Cuando haya ataques con herramientas mecánicas o térmicas, se activa un sistema de cierre que bloquea la cerradura en su totalidad. Además, incluye una toma opcional que puede conectarse directamente hacia un sistema de alarma.

En cuanto a cajas fuertes comunes de seguridad media para hogares, pueden rondar desde los 77 a los 700 euros.

Los técnicos especializados en cerraduras le asesoraran al respecto, indicando todo lo que necesita para conseguir la caja fuerte indicada para sus necesidades.